Cómo ahorrar energía en el hogar

Cómo ahorrar energía en el hogar

Cada uno de los aparatos eléctricos que se usamos en el hogar consume diferentes cantidades de energía, dependiendo de su eficiencia energética y de cuánto tiempo los utilices al día o a la semana, así como de otras condiciones.

Por ejemplo, el tostador de pan y la plancha funcionan con resistencias que convierten la electricidad en calor y consumen mucha energía; sin embargo, el tostador se utiliza sólo durante algunos minutos, mientras que la plancha se usa más tiempo y, por lo mismo, consume más electricidad.

Los motores de la lavadora de ropa, de la aspiradora y la licuadora tienen diferentes potencias y, por ende, es diferente su nivel de consumo eléctrico. Lo mismo podemos decir del radio y de la televisión: si ambos están encendidos muchas horas, pagarás más por lo que consuma el televisor que por el radio, ya que el primero es de una mayor potencia.

Cabe señalar que la iluminación representa la tercera parte del consumo de energía eléctrica en el hogar, pero si usted tiene un sistema de aire acondicionado en su casa, el panorama puede ser otro. El refrigerador es también uno de los aparatos que más consumen energía.

En usos normales, los aparatos que más consumen energía se enlistan a continuación en un orden decreciente, el cual puede variar en función de los watts de potencia de cada uno y del tiempo que usted los utilice al día, semana o mes:

Refrigerador
Lavadora y plancha
Computadora y televisión
Audio y video
Mas aparatos electrodomésticos

Todos estos aparatos son de una gran utilidad para los miembros de la familia y, particularmente, para el ama de casa; por lo mismo, conviene observar las siguientes recomendaciones:

Mantén siempre limpios los aparatos eléctricos, principalmente los de la cocina. Elimina los residuos de alimentos en el horno de microondas, tostador, extractor, etc. Conservarlos en buen estado prolonga su duración y reduce el consumo de energía y los gastos, como también contribuye a la seguridad de la familia.

Utiliza todos los aparatos de acuerdo con las recomendaciones de uso, mantenimiento y seguridad que aconseje el fabricante.
Revisa cuidadosamente aquellos aparatos que al conectarse producen chispas o calientan el cable. No los uses antes de resolver el problema. En todo caso, es recomendable que esto lo haga un técnico calificado.
Apaga los aparatos que producen calor antes de terminar de usarlos -plancha. tubos o pinzas para el cabello, parrillas, ollas eléctricas, calefactores- para aprovechar el calor acumulado.

Desconecta los aparatos desde la clavija, nunca jale el cable. Es importante mantener en buen estado tanto el cable como el enchufe.
Evita mantener encendidos innecesariamente televisores, reproductores de Blu Ray o DVDs, equipos de sonido y todos aquellos aparatos que no se estén utilizando, ya que además de desperdiciar energía, los equipos tendrán un envejecimiento más rápido y acabarán por no servir.