El color negro en la decoración de interiores

El color negro en la decoración de interiores

El negro es uno de los colores más difíciles de utilizar en la decoración de interiores. Este color trae muchas connotaciones negativas con él, y además es una tonalidad que roba mucha luz. Pero también es un color que trasmite elegancia y mucha personalidad a un ambiente.
Y para ensalzar precisamente esas virtudes positivas que tiene en una decoración, os he preparado una serie de consejos para aprender a utilizarlo en nuestro hogar. Porque el negro, utilizado con sentido común y en pequeñas dosis, le dará un look moderno y distinguido a nuestra casa.

Si la habitación donde queremos aplicar las pinceladas negras es pequeña (aunque cuente con suficiente luz), corremos el riesgo de aumentar la sensación de pequeñez. Para contrarrestarlo, lo mejor en estos casos es combinar el negro con mucho blanco de fondo. El negro lo utilizaremos en pequeños complementos como cojines, cuadros o pequeños muebles.

El negro por el contrario es un color ideal para ambientes minimalistas e incluso en estancias de estilo Zen, sobre todo asociado con el blanco. La idea es poner de relieve la pureza creada por el contraste. El blanco y el negro son dos opuestos que se necesitan y que contrastan con armonía en la habitación.
El blanco irradia luz, el negro la atrapa. El blanco es luz, el negro oscuridad. Para alcanzar la pureza es necesario equilibrar los dos colores, al igual que el Ying se complementa con el Yang. Lo esencial es crear un espacio en el que te sientas bien, un lugar que facilitará la circulación de las energías positivas.

Otra de las características del negro es su gran versatilidad. Generalmente se asocia con ambientes modernos, pero realmente es un tono que se adapta a casi cualquier estilo decorativo. Siempre que se combine con tonalidades más claras, el negro no desentonará en casi ningún ambiente en el que se coloque.
El negro es un color que también se asocia con la frialdad, porque es un tono que no trasmite calor a una estancia. Esa característica lo hace ideal para la decoración de una cocina, ya que es una estancia que irradia muchísima energía. El negro es un color que le dará un toque diferente y moderno a tu cocina. Aún así debes aplicarlo con cabeza.