Garantías para Casas Nuevas

Garantías para Casas Nuevas

Para mucha gente, la compra de una casa es la transacción más importante y costosa de toda su vida. No es de extrañarse que las personas que compran una casa nueva estén interesadas en las garantías que prometen reparar o reemplazar ciertos elementos de la casa durante determinado período de tiempo en caso que fuera necesario. De acuerdo a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés), la agencia nacional de protección del consumidor, si usted está considerando comprar una garantía para su casa recién construida, es importante que entienda qué es lo que cubre, cómo tiene que reclamar de la cobertura, y cuál es el proceso para resolver las disputas que pudieran surgir entre usted y el constructor o la compañía que le venda la garantía.

Algunas garantías para viviendas están respaldadas por el constructor; otras son garantías que el constructor le compra a una compañía independiente que asume la responsabilidad por determinadas reclamaciones. Algunos dueños de casa compran cobertura adicional por su cuenta a otras compañías de garantías para complementar la cobertura ofrecida por su constructor. Estos contratos de servicio adicionales son comúnmente llamados garantías.

Cobertura
Por lo general, las garantías para casas nuevas ofrecen una cobertura limitada por períodos específicos para la mano de obra y los materiales relacionados con varios de los componentes de una casa, como por ejemplo, ventanas, calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC), plomería y sistemas eléctricos. Normalmente, en el documento de garantía también se define cómo se efectuarán las reparaciones.

La duración de la cobertura varía de acuerdo al componente de la casa. Durante el primer año, la garantía cubre la mano de obra y los materiales de la mayoría de los componentes de la casa. Por ejemplo, la mayor parte de las garantías para construcciones nuevas cubre el revestimiento exterior y las terminaciones de estuco, puertas y marcos, paneles de yeso y pintura durante el primer año. Por lo general, la cobertura para el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, plomería y sistemas eléctricos es por dos años. Algunos constructores ofrecen cobertura por hasta 10 años para los “defectos estructurales principales”, que suelen definirse como aquellos problemas que hacen que la casa sea insegura y ponga en peligro al propietario. Por ejemplo, un techo que está en riesgo de caerse es un “defecto estructural principal”.

Pero la mayoría de las garantías para casas nuevas no cubren los gastos en los que pueda incurrir un propietario como consecuencia de un defecto de construcción estructural o por una reparación cubierta por la garantía, por ejemplo, el costo de mudarse de su propia casa mientras se efectúan las reparaciones. Por lo general, las garantías tampoco cubren lo siguiente:

Los aparatos electrodomésticos.
Las pequeñas grietas en ladrillos, azulejos o baldosas, cemento o en paneles de yeso.
Los componentes que están cubiertos por la garantía del fabricante.